REMEDIOS CASEROS Y NATURALES PARA LA TOS


La tos es un acto reflejo del organismo en el intento de mantener las vías respiratorias despejadas de elementos extraños o gérmenes patógenos, pues la primera causa de la tos son las infecciones respiratorias que pueden estar originadas por virus o bacterias.

En función de la durabilidad de la tos y la gravedad de la infección puede prolongarse en el tiempo e incluso requerir atención médica para evitar la propagación de la infección a los órganos internos.

La tos también puede ser seca y aparecer súbitamente (tos aguda) o producir expectoraciones (esputos) de mucosidad más propios de infecciones bacterianas, bronquitis o tos crónica que es aquella que no remite de forma natural o se presenta por periodos superiores a diez días.

CAUSAS DE LA TOS

  • El resfriado suele ser la causa más frecuente de tos y por lo general remite espontáneamente dentro de unos días sin que sea preciso seguir ningún tipo de tratamiento.
  • La gripe al igual que el punto anterior, también causa tos entre sus síntomas habituales.
  • Las alergias son causa recurrente de tos y se produce por la irritación de las vías respiratorias cuando se exponen al elemento irritante.
  • El tabaco es uno de los principales irritantes de las vías respiratorias y puede afectarlas severamente incluyendo la tos entre el extenso compilado de síntomas asociados al tabaquismo.
  • La bronquitis es una irritación de los bronquios que puede ocasionarse por infecciones de las vías respiratorias o por hábitos como el fumar a causa de la irritación del humo del cigarrillo.
  • Enfermedades de las vías respiratorias más graves como la neumonía también pueden ocasionar tos entre sus múltiples efectos colaterales.
  • La tuberculosis es una infección de los pulmones que se caracteriza por esputos sanguinolentos acompañados de fiebre y dificultad para respirar.
  • El cáncer de pulmón es otra de patología grave que incluye la tos entre sus síntomas habituales desde sus etapas más tempranas.
En el diagnóstico para determinar la causa de las tos se suelen incluir desde tomografías computarizadas hasta analíticas específicas para detectar patógenos que pudieran estar causando la infección en los casos en que esta no remita espontáneamente en los plazos normales.
Los medicamentos que se recetan en algunas enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o la insuficiencia cardíaca pueden incluir la tos entre sus efectos secundarios.
 
REMEDIOS NATURALES PARA LA TOS

Existen diversos tipos de remedios caseros para la tos, estos remedios pueden ser ideales para cuando se empieza a padecerla. En otros casos, cuando la tos es demasiado fuerte, puede ser que este tipo de remedios puedan ayudar a controlarla, pero no la eliminará en su totalidad.

1. Cebolla, miel y limón

La cebolla tienes propiedades contra la tos y expectorantes. Pela y corta a trozos pequeños una cebolla. La añades a un recipiente donde le pondrás un poco de miel y el zumo de un limón. Déjalo reposar durante 5 horas. Con ello tendrás un excelente jarabe para la tos, tendrás que tomarlo 3 veces al día con 3 cucharadas.

2. Gárgaras con sal

El agua con sal, puede ayudar a lavar nuestras vías respiratorias y es que, al hacer este tipo de gárgaras, se limpia y no sé lastima tanto la garganta al toser. Se recomienda que esto se haga 10 minutos antes de irse a dormir, debido a que, si se ingieren alimentos, se perderá los resultados que pueden provocar este tipo de remedios caseros para la tos.

3. Miel con limón

Se debe colocar en un vaso con leche una cucharada de miel y tan sólo unas cuantas gotas de limón y se deberá tomar tibio, para que, de esta forma, nuestra garganta pueda relajarse y también la miel al ser un antihistamínico, ayudará a eliminar la infección que se pudiera tener en la garganta.

4. Zumo de naranja con limón

Tomar un zumo de naranja antes de desayunar, además de agregarle un poco de limón, ayuda a fortalecer la garganta. Cuando se está padeciendo mucha la tos, es recomendado ingerirlo, debido a que este zumo cuenta con una gran fuente de vitaminas y minerales, que fortalecerán nuestro organismo.



5.Té de pimienta negra y miel

Para la tos húmeda puedes probar un remedio de té de pimienta y miel; se dice que funciona porque la pimienta estimula la circulación y el flujo de flemas, y la miel es un alivio natural de la tos. Utiliza una cucharadita de pimienta fresca y dos cucharadas de miel en una taza, y luego llénala con agua hirviendo. Tapa y deja remojando por 15 minutos, cuela y bebe. (Ojo, para las personas que sufren de gastritis no se recomiendo ingerir pimienta de ningún tipo).


6. Baño caliente con hojas de eucalipto

Si te aplicas un baño de agua caliente, su vapor ayudará a combatir la tos suavizando las vías respiratorias y las flemas en tus pulmones y gargantas. Si en ese baño aplicas hojas de eucalipto potenciarás su efecto.


7. Té de tomillo

En Alemania, el tomillo es un tratamiento contra la tos, las infecciones respiratorias y la bronquitis aprobado oficialmente. Las pequeñas hojas de la hierba contienen un potente remedio que calma la tos y relaja los músculos de la tráquea, al tiempo que reduce la inflamación. Puedes hacer té de tomillo remojando dos cucharadas de tomillo machacado en una taza de agua hirviendo por diez minutos, y luego colar. Añadir miel y limón mejora el sabor y añade fuerza al remedio.

8. Jengibre

El jengibre tiene muchísimas propiedades, y se ha utilizado desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Tiene capacidades antistamínicas y descongestionantes. Puedes hacer un té de jengibre añadiendo 12 rebanadas de jengibre fresco en una olla con tres tazas de agua. Deja hervir a fuego lento por 20 minutos y retíralo del calor. Cuélalo y añade una cucharada de miel y exprime un limón. Pruébalo; si está muy picante añade más agua.

9. Orozuz o regaliz

La raíz de regaliz (orozuz) ha sido utilizada desde hace siglos para tratar la tos. El orozuz puede ayudar a suavizar las gargantas inflamadas o irritadas para curar la tos. Puedes chupar el palo de orozuz o dejarlo hervir por 20 minutos. Colarlo, añadir una cucharada de miel y un limón y beber.

10. El ajo


El ajo es uno de los mejores antibióticos que puede ofrecernos la naturaleza, por lo que resulta de gran utilidad para combatir la tos con flemas.
Para beneficiarte de estas propiedades y poner en práctica este remedio, tienes que picar el ajo en trocitos muy pequeños, y ponerlo en una taza. Por otro lado, pon el agua a calentar y cuando rompa a hervir, vierte el agua en la taza donde has puesto el ajo y deja reposar unos 5 o 10 minutos. A continuación, debes beberte toda la infusión, con los trocitos de ajo incluidos, para lograr un mejor efecto. Puedes tomar un par de tazas al día para que la dolencia mejore.



11. Jarabe de rábano para la tos
Licúe 10 rábanos en una taza de jugo de limón y 1/2 taza de agua. Cuele y agregue  miel. Hierva a fuego lento por media hora. Tome tres cucharadas cada cuatro horas.


RECOMENDACIONES Y CONSEJOS EN EL TRATAMIENTO DE LA TOS
  • Mantener las ventanas cerradas en los casos de alergias estacionales (como la alergia al polen) y usar ventiladores o aire acondicionado para refrescar el ambiente.
  •  Beber abundantes líquidos contribuye a diluir la mucosidad y facilitar su expulsión reduciendo los síntomas asociados inclusive la tos.
  •  Los jarabes antitusivos y los inhaladores nasales pueden aliviar las molestias en las enfermedades de curso leve como el resfriado y pueden conseguirse sin receta.
  • Un lavado correcto y frecuente de las manos es una muy buena medida preventiva.
  • Taparse la nariz y boca al estornudar y toser ayudará a evitar posibles contagios.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y protegerse del frío.
  • Si el cuerpo nos pide descanso, hay que hacer lo posible para hacerlo. Ayudará a sentirnos mejor. Si nos recostamos o tumbamos, si nos ponemos una almohada para tener la cabeza un poco elevada, nos ayudará a respirar mejor.
  • Si observas que sangras al toser o que la frecuencia de la tos ha aumentado, visita a tu médico
  • Evita fumar y estar en lugares con mucho humo y polvo mientras te encuentras con tos
  • Protege tu cuello del frío con una bufanda y abrígate para no empeorar la tos
  • Evita consumir bebidas frías, opta más bien por las infusiones calientes
  • Acudir al médico en los casos que la tos no remita de forma espontánea en unos días o se compaña de otros síntomas adversos como los descritos anteriormente que pudieran asociarse a enfermedades graves.
  • Cuando la tos se produzca en niños menores de seis meses también es recomendable acudir al especialista para descartar posibles infecciones y complicaciones derivadas.