BENEFICIOS DEL MANGO PARA LA SALUD

Nombre científico: Mangifera indica L.
Familia: Anacardiáceas.
Origen: Los mangos se originaron en la India y el Sudeste Asiático, procede de un árbol frondoso de hasta 20 m de altura, es un cultivo de clima tropical y subtropical su cultivo se ha extendido por todo el mundo.
Forma: forma ovalada y alargada.
Sabor:  dulce.
Tamaño:  de 4-25 centímetros de largo y 1,5-10 de grosor.
Uso: Tiene diversos usos, se consume fresco, también en jugos o néctares. Se puede utilizar como ingrediente en una gran variedad de postres, como mousse, cheesecakes, helados. Industrialmente se procesa la pulpa que se utiliza para la fabricación de mermeladas, encurtidos.
Se conoce que el consumo de frutas naturales ricas en carotenos, como los mangos, ayuda a proteger el cuerpo de canceres de pulmón y de cavidad oral. El potasio en los mangos es un componente importante de las células y los fluidos corporales para ayudar a controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La vitamina B6 (piridoxina) es necesaria para la producción de la hormona GABA (un neurotransmisor inhibitorio) dentro de su cerebro. También controla los niveles de homocisteina en la sangre, que pueden ser perjudiciales para los vasos sanguíneos y pueden causar un derrame cerebral. El cobre es necesario para la producción de los glóbulos rojos, y es un cofactor de muchas enzimas vitales, incluyendo el citocromo c oxidasa y el superóxido dismutasa.

Los mangos poseen varias propiedades que los convierten en un súper alimento que además de nutrir, pueden ayudar a tratar algunos problemas de salud como obesidad y diabetes. Conoce otros de los beneficios de este fruto a continuación.

BENEFICIOS DEL MANGO PARA LA SALUD

Efectivo contra la obesidad
Según una investigación, existen bacterias específicas presentes en el tracto intestinal que pueden favorecer el aumento de la obesidad en las personas. Sin embargo, se ha encontrado que el mango puede contrarrestar esta situación al evitar la pérdida de bacterias beneficiosas y regular la salud intestinal.
El mango contiene un 83 % de agua, y a pesar de su sabor dulce nos aporta pocas calorías y azúcares fácilmente asimilables. Por ello, el mango es una fruta recomendable para estar presente en dietas de adelgazamiento para tomar tanto en el desayuno como en el tentempié, satisfaciendo la sensación de saciarnos, proporcionando una elevada cantidad de agua y evitando la ingesta de calorías y grasas innecesarias.

Ayuda en el tratamiento de la diabetes
En el mismo estudio, también se concluyó que el mango podría ayudar a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre. De hecho, investigaciones anteriores han destacado la influencia de este alimento sobre el páncreas, así como propiedades preventivas en la degeneración de la retina a causa de la retinopatía diabética.

Favorece la digestión
Una taza de esta deliciosa fruta tropical contiene antioxidantes, así como más de 20 vitaminas y minerales y un alto contenido de fibra, lo que lo vuelve un alimento ideal para ayudar a la digestión del organismo.
Buen antiinflamatorio
A través de sus propiedades desintoxicantes, el mango puede ayudar a deshinchar la panza. Al poseer enzimas que evitan la acumulación de sustancias tóxicas en el intestino favorece la motilidad intestinal y estimula la eliminación de líquidos.

Excelente para la piel
Consumir mango puede ayudar a mejorar problemas cutáneos como acné y destapar los poros obstruidos. Al ser rico en antioxidantes puede hacer también que la piel luzca más brillosa.

Protege del sol
Del mismo modo, al comer este fruto se brinda protección a la piel contra la radiación de los rayos del sol. Esto es gracias a que el mango posee beta carotenos, un tipo de pigmento presente también en la zanahoria, el tomate y la calabaza.
 Laxante
Su riqueza en fibra, de la mano de fructosa y alfa-felandreno, vuelve a este fruta un buen laxante natural, ideal para tratar el estreñimiento. Por otra parte, investigaciones sugieren que podría tratar síntomas como vómitos e indigestión, pero hace falta mayor evidencia científica.
Ayudaría en el tratamiento del cáncer
Un estudio encontró que los polifenoles de diferentes variedades de mango aportan un efecto inhibidor del crecimiento celular en el cáncer de colon, así como en la leucemia, cáncer de pulmón y de próstata.
Mejor visión
Los pigmentos de los carotenoides de los mangos, en especial los beta carotenos favorecen la actividad de la vitamina A, la cual ayuda a transformar la energía luminosa en impulsos nerviosos en el interior de la matriz de la retina, lo que se traduce en mejor visión.

Reduce el colesterol
Por último, este fruto contiene compuestos que inhiben la absorción de colesterol malo para el organismo, o LDL. Además, al poseer vitamina C controla la transformación del colesterol en ácidos biliares en el hígado y ayuda a reducir la acumulación de colesterol en el torrente sanguíneo.
Rico en minerales
El mango nos aporta también gran cantidad de minerales, lo que nos puede ser beneficioso para curar ciertas enfermedades. Algunos de los minerales que nos aporta el mango son:

Hierro: Este mineral es esencial para nuestro organismo, previene la fatiga y nos ayuda a fortalecer las defensas contra enfermedades.
Cobre: Beneficioso para el color y la aparición del pelo.
Magnesio: Nos protege de enfermedades cardiovasculares, del estrés o de los dolores menstruales.
Calcio: Uno de los minerales más importantes para la formación de los huesos.
Gracias a su alto contenido en hierro, el mango resulta muy beneficioso para la prevención de la anemia. Además, dado que el mando tiene también un alto contenido en vitamina C, nos facilita la absorción del hierro.